Otoplastia - Cirugía estetica de las orejas - Operación de orejas Instituto Dr. E. Lalinde
C/Isla de Nelson 2, Madrid - Telf: 91 386 03 18  

volver inicio

Las orejas y la otoplastia

Deformidades de las orejas

Deformidades de las orejas

Entre los defectos más comunes encontramos, orejas despegadas - de soplillo, orejas grandes y orejas asimétricas.

Todas ellas son relativamente frecuentes. Si tiene alguna duda sobre la normalidad de sus orejas, pregúntenos y le diremos si están en el rango normal.

Estas desproporciones frecuentemente llevan consigo alteraciones psicológicas en el individuo que las padece.

Las orejas son el origen de muchos traumas infantiles y de dificultades de relación en adultos, aunque se resuelven con una sencilla operación.
Distintas formas de las orejas:

A continuación repasamos cuales son los distintos tipos de problemas estéticos de las orejas que se pueden solucionar gracias a la otoplastia (operación de orejas):

  • Orejas de soplillo:

    Es la razón más frecuente para someterse a una otoplastia. El cartílago tras las orejas las fuerza a sobresalir y hace que parezcan más grandes. Esto se puede notar desde muy temprana edad, y muchos niños pasan por quirófano para corregirlas antes de los catorce años. Rectificar esta forma no es difícil. El cirujano las re-esculpirá o quitará parte del cartílago de la parte trasera de la oreja y usará puntos para cerrar la herida. Después de un par de semanas llevando un vendaje en la cabeza, las orejas dejarán de sobresalir y permanecerán así en adelante.

  • Orejas colgantes:

    Se trata de un problema genético que causa que las orejas no se formen adecuadamente. Esto hará que las orejas parezcan caídas o torcidas. Este defecto también puede ser corregido mediante la cirugía, aunque es algo más compleja que la que se emplea para reposicionar las orejas de soplillo. El cartílago de la parte superior de la oreja tiene que ser manipulado para que el tejido cicatrizal sujete la oreja hacia arriba, evitando así que cuelgue. Aunque es una cirugía de mayor alcance, normalmente tiene una tasa de éxito muy elevada.

  • Orejas en copa:

    En las orejas de copa, el pliegue sobre la parte superior de las orejas es más grande de lo normal y está contraído. Esto se da en distinto grado, dependiendo de la gravedad de la deformidad, por lo que puede que sea necesario hacer injertos de piel para rectificar el problema. A este tipo de orejas también se las denomina orejas de concha.

  • Orejas de sátiro:

    aparecen debido a otro problema hereditario llamado “orejas de Stahl”, que hace que las orejas adquieran una forma diferente a la normal, apareciendo aplastadas y puntiagudas en la parte superior. El aspecto sería parecido a los de personajes de ficción como los elfos o el Dr. Spock de Star Trek.

  • Todas las orejas son únicas, y la mayoría de problemas o deformidades pueden ser solucionados por un buen cirujano. No obstante, debe hablar con su médico sobre las expectativas que tiene con respecto a la cirugía para asegurarse de que son realistas. Tal vez no sea posible lograr una diferencia radical, y si el resultado de la cirugía no es satisfactorio, es inútil someterse a ella.

 

Antes se pensaba que una otoplastia estética implicaba rehacer toda la forma de la oreja. Hoy se trata de realizar las menores modificaciones posibles, conservar elementos originales, como para que a la vista quede una oreja natural, con una buena definición, sin que sea evidente la participación del cirujano plástico.

Según datos de la Sociedad Americana de Cirugía Plástica y Reconstructiva, anualmente, unas 20 000 personas modifican la forma de sus orejas en los Estados Unidos.

Instituto Dr. Eugenio Lalinde: Clínica autorizada por la Comunidad de Madrid. Especialistas en otoplastia

Mapa web | Aviso Legal | Blogs

Compartir en:DigFacebookChromemeneamemi perfil de google plus

copyrigt © 2013 Todos los derechos reservados